viernes, 18 de diciembre de 2015

Iglesia de Santa Bárbara en Llanera, Asturias

Emblemática construcción en Llanera

Iglesia Santa Bárbara





LA CAPILLA DE SANTA BÁRBARA

Esta capilla, es otro de los tesoros del patrimonio de Llanera. Se trata de una capilla de un solo cuerpo que presenta combinación de arcos de medio punto con elementos propios del gótico como la bóveda de crucería o los pináculos de la fachada. Tiene compartimentación horizontal por medio de contrafuertes y otro horizontal, por medio de unos bandos que recorren todo el parámetro de la capilla a tres alturas.






Se trata del único ejemplo que pervive del complejo de fábricas de la Unión Española de Explosivos. De estilo neorrománico está situada en Coruño (Cayés). Fue levantada entre 1913 y 1917 por el arquitecto Manuel del Busto y patrocinada por la Sociedad Santa Bárbara de esta parroquia. La planta es de tipo rectangular con nave única y cabecera pentagonal a la que se adosan dependencias laterales cuadrangulares. Al exterior un campanario divido en tres calles separadas por pilastras de piedra y rematadas en un tímpano con una imagen. En los muros laterales aparecen contrafuertes entre los que se abren ventanas de medio punto. Combina el ladrillo material típico de la arquitectura industrial con la piedra utilizada en el medievo. La cubierta de la nave es a dos aguas, mientras que para la cabecera es a cinco y las dependencia laterales a tres.








Emblemática construcción, iglesia de principios del siglo XX con 306 m2 por planta 

La destacada tradición industrial de la parroquia de San Martín de Cayés, en el concejo de Llanera, se remonta a 1868. En él se creó un barrio de empleados de las fábricas de Coruño que culminó con la construcción de la iglesia de Santa Bárbara, diseñada por el arquitecto D. Manuel Bobes.

Construida en ladrillo visto combinado con piedra caliza, con elementos de estilo neorrománicos y neogóticos y con referente en la basílica de Covadonga puesto que el arquitecto D. Manuel Bobes fue alumno de D. Federico Aparicio que fue quien la diseñó y construyó.

El edificio se levanta sobre un gran basamento rectangular y con una sola nave y finaliza en un ábside pentagonal de cuyos lados partes sendos recintos de planta cuadrada destinados a sacristía y almacén. La cubierta de la bóveda de cañón se haya reforzada por fajones apoyados en columnas corintias. Como complemento del edificio los ventanales fueron dotados de vidrieras realizadas en la escuela de arte a partir de bocetos del pintor D. José Uría.

El último culto celebrado fue hace mas de 22 años en la boda de la hija del prestigioso decorador D. Chus Quiros.





La iglesia de Santa Bárbara se creó hace algo más de cien años en Llanera (Asturias) para dar servicio a los trabajadores de la fábrica de explosivos de Santa Bárbara, que también vivían por la zona. Terminada la Guerra Civil española, la empresa cerró y a partir de los años 60, solo quedó en pie este templo.La vida útil del edificio dio hace unos años un inesperado giro, que ahora se culmina con el trabajo del artista urbano Okuda.






Fue en 2007 cuando el colectivo Church Brigade decidió montar una rampa de skate en este edificio abandonado. El arte urbano de Okuda, cántabro de madre asturiana, puede verse en casi todo el mundo, pero cuando descubrió a través de Facebook que esta iglesia había sido desacralizada y convertida en unaskatepark, quiso plasmar su obra en ella.






Bajo el nombre de Kaos Temple (Templo del caos), ha trasladado en este proyecto su habitual explosión de color a un edificio religioso y de estilo clásico, que en el siglo XXI ha perdido su credo para transformarse en templo del patín. Es justo la perfecta simetría entre las bóvedas de la iglesia y las rampas de skate lo que hizo que Óscar San Miguel, conocido como Okuda, se enamorara de este proyecto, cuenta él mismo a Verne por correo electrónico.







El artista contactó con Church Brigade a través de un amigo común y lanzó una campaña de micro mecenazgo en Verkami. Con el dinero financió los costes necesarios para esta obra, gestada en la bíblica cifra de siete días.





Había especial interés en que la idea saliera adelante. “Este proyecto tiene para mí un valor sentimental que le hace único. Está justo al lado de mi tierra, a una hora de casa de mis padres, mientras que casi todos mis proyectos grandes están fuera de España”, explica.








El particular estilo de Okuda, que él mismo define como “colorista y geométrico”, parece trasladar el lenguaje propio de las cristaleras de la iglesia fuera de los ventanales, para colocarlos en los arcos y bóvedas del edificio. Su intención, asegura a Verne, es la de representar su propia religión, libertad y estilo de vida.







Okuda está muy acostumbrado a obras de gran formato como la de este lugar, ya que crea un par de murales al mes de al menos tres pisos de altura. “Me siento muy cómodo adaptándome a soportes tan clásicos como una iglesia. Ese contraste entre pintura contemporánea multicolor y la arquitectura clásica y cruda de la piedra es lo que más me ha impresionado y emocionado de este proyecto”, dice.






Aunque parezca que al arte urbano de este español no le quede sitio por conquistar, todavía tiene cuentas pendientes. “Desde hace tiempo me gustaría dirigir videoclips o colaborar junto a algún arquitecto”, confiesa. Este año participará en Art Beijing en Pekín y el único continente que se le resiste hasta ahora es Australia, donde espera viajar el año próximo. Las siguientes imágenes recopilan algunos de los trabajos favoritos del cántabro.









El grafitero Okuda llena los espacios que pinta con piezas artísticas muy personales e iconográficas, uniendo cuerpos grises y formas orgánicas que podrían catalogarse como Surrealismo Pop.

En la Iglesia abandonada durante años y que en 2007 fue comprada por Jernest, quien decidió darle vida gracias al skate





el artista urbano Okuda San Miguel ha decidido darle vida de nuevo con sus pinturas geométricas y sus estampados multicolores. El interés por el edificio le hizo desplazarse hasta el lugar y contactar con el colectivo Church Brigade, que gestiona el terreno desde su compra en el 2007 y que lo dedica exclusivamente al skate y a las actividades que este hobby necesita; un espacio repleto de materiales y estructuras para rodar y saltar en un ambiente único.







Originalmente diseñado por el arquitecto asturiano Manuel del Busto en 1912 , la iglesia de Santa Bárbara en Llanera , Asturias, fue abandonado por años y el desmoronamiento de la negligencia . Por suerte , un grupo de personas emprendedoras dirigido por un colectivo llamado la ' Iglesia Brigada , " con la ayuda de la recaudación de fondos en línea y Red Bull , la iglesia fue recuperado y convertido en un parque de patinaje pública denominado Templo Kaos . Como si tener un parque de patinaje en el interior de una hermosa iglesia abandonada no fue suficiente , artista Okuda San Miguel recibió el encargo de cubrir las paredes y techos abovedados con su marca única de figuras geométricas de colores. Casi cada superficie interior plana se cubre con un arco iris de colores , iluminada por todos lados por altas ventanas , haciendo de este un lugar realmente especial para patinar . Mira el vídeo a continuación para ver una entrevista con Okuda donde habla de su inspiración tanto para Kaos templo y sus otras obras de todo el mundo . (a través de designboom )








Tiene historia para rato y sus paredes ya susurran los anales que guarda entre sus 300 metros cuadrados de planta de estilo neorrománico y detalles neogóticos. Nunca fue propiedad del Vaticano; por eso, en 2007 Ernesto Fernández Rey, más conocido como Jernest y padre de la asociación sin ánimo de lucro Church Brigade, compró el terreno. "Mi idea fue comprarlo para levantar una empresa multiservicios, pero con la crisis se paralizó el proyecto y decidí dedicar el espacio a mi hobby: el skate",cuenta Ernesto, que completó su sueño compartiéndolo con sus amigos.




El interior de la Iglesia de Santa Bárbara después de pasar por las manos de Okuda

















No hay comentarios:

Publicar un comentario